Conducta y personalidad disociales en estudiantes de medicina: implicancias para la educación médica peruana

  • Alberto Perales Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Elard Sánchez Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Lorenzo Barahona Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Miguel Oliveros Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Eric Bravo Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Alfonso Mendoza Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • William Aguilar Instituto de Ética en Salud, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Juan Carlos Ocampo Médico Residente; Programa de Segunda Especialización en Psiquiatría, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Miguel Pinto Estudiante de Medicina; Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
  • Ivón Orellana Estudiante de Medicina; Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú
Palabras clave: Estudiantes de medicina, Conducta, Trastorno de personalidad disocial

Resumen

Investigaciones previas sobre conducta suicida realizadas en estudiantes de medicina hallaron, como variable asociada, una alta prevalencia de vida (PV) de indicadores de conducta disocial. Tal resultado obliga a sospechar presencia de personalidad de este tipo en dicha población. Con el objetivo de aportar nuevos elementos que complementen los estudios previos, el presente artículo analiza el concepto de personalidad disocial y discute los resultados de un estudio piloto que evaluó su presencia en una muestra de alumnos recién ingresados a la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Se encontró que de 175 estudiantes, 33 resultaron positivos a indicadores de conducta disocial (19% de PV) durante una primera evaluación; de este grupo, 30 se presentaron a una segunda evaluación diagnóstica, de los cuales cinco superaron el punto de corte para personalidad disocial, y 11 obtuvieron puntaje de sospecha de tal desarrollo. Sobre estos resultados sugerimos que la universidad debiera aceptar la responsabilidad de continuar investigando esta área, crear intervenciones preventivo-terapéuticas tempranas e innovaciones curriculares para reducir el riesgo de producir profesionales tecnicamente bien entrenados pero con minusvalías morales.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2018-08-26
Sección
Artículo Especial