[1]
L. M. Escurra Mayaute, «Construcción de una prueba de inteligencia emocional», Rev. Investig. Psicol., vol. 3, n.º 1, pp. 71–85, jun. 2000.