EL MANAGEMENT: UNA ALTERNATIVA DE DIRECCIÓN EMPRESARIAL

Autores/as

  • Ana María Gutiérrez Huby Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Ciencias Contables. Lima, Perú

DOI:

https://doi.org/10.15381/quipu.v7i13.5875

Resumen

Desde el punto de vista general, la capacidad de una institución de crear líderes es más importante que la producción eficiente y barata, la cual siempre puede conseguirse dada una organización y las capacidades humanas. Pero sin un liderazgo emprendedor, responsable y apto, deseoso y capaz de tomar iniciativa, la institución más exitosa no puede mantener su eficiencia y menos incrementarla. Por ello, el Management es una institución básica y dominante mientras la civilización occidental sobreviva, porque no sólo se funda en la naturaleza del sistema industrial y en las necesidades de las empresas comerciales modernas, a las cuales el sistema industrial debe confiar sus recursos productivos, tanto materiales como humanos; sino que también es la expresión de ciertas creencias básicas de la sociedad occidental. Es también, expresión de la creencia de que el cambio económico se convertirá en la máquina más poderosa para propulsar el mejoramiento humano y la justicia social. ¿Cuál es entonces la clave para que una empresa tenga éxito? A finales del siglo XIX y durante parte del siglo XX, la aplicación del Modelo Clásico de Administración creado por Frederick Taylor en los Estados Unidos, y por Henry Fayol en Francia, determinaron los factores que impulsaron el éxito de las empresas, los cuales fueron el tamaño, las funciones claramente definidas, la especialización y el control. Cuando más grande era la empresa, lograba mayor eficacia, pues crecía su capacidad de apalancar capital y su influencia sobre los proveedores y clientes. Por razones de eficacia, las tareas se dividían y subdividían, y las funciones y niveles de autoridad de las personas eran claros y terminantes. Se crearon especialidades y subespecialidades, de modo que cada área funcional de la organización se convirtió en una disciplina por derecho propio. Sobre todo, se necesitaba un férreo control para garantizar que todas las partes de la organización obtuvieran los resultados necesarios e integren todas las piezas con la finalidad de producir productos o servicios. Pero el desarrollo de la empresa es siempre autodesarollo de personas. Es inútil que la empresa se vanaglorié y pretenda asumir la responsabilidad del desarrollo de un individuo. La responsabilidad corresponda la propia persona, a sus cualidades y sus esfuerzos. Ninguna empresa puede reemplazar con sus esfuerzos los intentos de autodesarollo del individuo, y mucho menos está obligada a hacerlo. Proceder de este modo implica no sólo un paternalismo injustificado, sino que también constituye una pretensión absurda.

Descargas

Los datos de descarga aún no están disponibles.

Biografía del autor/a

  • Ana María Gutiérrez Huby, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Ciencias Contables. Lima, Perú

    Magíster en Gestión Empresarial, Licenciada en Ciencias Administrativas.

Descargas

Publicado

2000-06-15

Número

Sección

Artículos originales

Cómo citar

EL MANAGEMENT: UNA ALTERNATIVA DE DIRECCIÓN EMPRESARIAL. (2000). Quipukamayoc, 7(13), 137-142. https://doi.org/10.15381/quipu.v7i13.5875